Por el culo es rico…

Sería el tercer encuentro deseaba volver a vivir una noche cargada de sexo perverso y exquisito con él.  Llegó el día tan anhelado. Un  miércoles de los que el llama #MiercolesDeFantasias… Yo cumpliría una de ella una vez más en sus brazos y quería cumplir la de él,  usaría  mi atuendo de trabajo,  iba preparada, llevé caramelos de menta y mi lubricante. Nadie se imaginaria todo lo que pasaba por mi mente al volver a tener al número uno de mi Top10 del sexo. Mi corazón acelerado, y mi entrepierna ya húmeda, viajé de una ciudad a otra para aquel encuentro tan esperado. 
Sabía bien a lo que  iba, a encerrarme en un hotel para liberar mis demonios junto a él. Era una suite del @dallassuiteshot  Deje mis cosas en la mesa mientras el preparaba el ambiente.  Yo  estaba nerviosa pero sabía que iba a morir de placer en sus brazos, sobre la cama su corbata y unas esposas a las que confieso le tenía cierto miedo. Puso buena música y se me acerco por la espalda comenzó a besar mi cuello y yo inmediatamente comencé a humedecerme a chorros… era inevitable. 

Sólo sentir su aliento Uffff! Me desnudó lentamente y de un sólo movimiento dejo mis pechos libres, no podía más tenía que besarlo. Ver aquellos ojos café que me invitaban a devorar sus labios y sentir toda su piel. Me dio los besos más lujurioso que mis labios habían probado. Me llevo a la pared y metió su mano entre mi panty: “Quiero sentir que tan húmeda estas” me dijo con su voz varonil y excitante. Yo chorreaba sabía que estaba super mojada,  él comenzó a mover sus dedos, mientras nos besábamos, mis pezones cada vez se ponían  más duros. Sólo se alejó de mis labios para saborear sus dedos llenos de mi… Dios mío,  confieso  que hasta yo quería probarlo. Me llevó a la cama completamente desnuda y así comenzarían las 6 horas de perversión y exhibicionismo más ricas de este año. 

Estando sobre la cama me sentía tan deseada, divina, sensual… Él se paró frente de mi y dejo caer sus boxer. ¡Dios! ver su erección me hizo recordar todo lo que he fantaseado con él desde la primera vez que vi su miembro en una foto.  Simplemente fascinante.  ¡Pero me tocaría esperar un poco más! El fue directo a mi entre pierna con sus labios y me devoró con su boca. Creo que mi sabor le gustó. Su lengua se movía ágilmente, mis gemidos comenzaron a salir, me aferraba a las sábanas! Aquella habitación había dejado de sentirse fría y había empezado a encenderse el fuego .

En ese momento no puedes pensar sólo sentir. Mis piernas directo a sus hombros y  toda su erección dentro de mi. Comencé a estremecerme y a dejar escapar mis primeros orgasmos. Es que con él están asegurados. Mis gemidos llenaban la habitación y derrepente: “Ya recordé por que quería volver a cogerte” susurró suavemente. Su risa pícara seguida de cada embestida contra mi cuerpo era deliciosa y fascinante… Mis gemidos ya no podía controlarlos. Yo también quería hacerle sentir placer a él, así que llegó mi turno y mis labios serían los encargados. Sentir su olor a sexo único y varonil me encendía aún más. Tenerlo en mi boca, chupar, lamer, empaparlo de mi saliva,  llevarlo a lo más profundo de mi garganta era delicioso y allí comenzó el juego, comenzamos a exhibirnos a través de la cámara de su celular. Jamás pensé que eso causaría tanto morbo en mi. Era delicioso saber que cientos de mujeres querían estar en mi lugar y era justo yo la más calladita,  la que se estaba disfrutando de este bombón una vez más en mi vida. 

Mis tetas se acercaron a el, las apretó con tanta pasión y llevo su pene entre ella para una rusa.  Divino ver ese contraste de nuestras pieles.  Pero yo no aguantaba más lo quería dentro de mi así que rápidamente me senté sobre y el y comencé a moverme, ya estaba muy sudada, despeinada pero tan llena de el y aquel hombre me dijo al oído “¿Sabes que íbamos a ser 3 nuevamente? Pero ella no pudo venir”. El Dueño ya sabe que deseo de nuevo ese trío pero esta vez también nos comeremos entre nosotras… 
Te quiero en 4. Mi posición favorita por que las embestidas son más profundas, por que lo siento más dentro de mi y por que sé que mis nalgas quedan a su disposición para ser azotadas y eso nos  encanta ¡Ufff! La cámara de su teléfono a un lado  y mi curiosidad me hizo voltear y ver aquella escena al mejor estilo porno on line. Mis pechos se movían a su ritmo y él aferrado a mis caderas. Inevitablemente otro orgasmo llegaría a mi cuerpo. Tumbada en la cama, los escalofríos recorrían mis piernas y él  con su voz que me hace alucinar. Me pide los caramelos de menta…¡indudablemente corro a buscarlos! Con la perversidad que lo caracteriza lo mete en su boca y comienza a darme una de esas mamadas que te dejan sin aliento. Fue una sensación nunca antes percibida,  esa mezcla de frío y frescura, él sabía lo que hacía,  chupaba, lamia y soplaba en el momento y lugar ideal… Mi sexo estaba al máximo, a punto de estallar!
¡Como me encanta la manera que el saca mi lado perra! Ya era irremediable comenzar a decir entre  gemidos su nombre, si, ¡su verdadero nombre! De nuevo mis piernas en sus hombros, sentir esas embestidas apoteósicas… ¡Comienza a chupar mis pies mientras sigue penetrándome y eso me excita cada vez más! Aquella escena me encantó tanto que aún la llevo grabada en mi mente. Y entre tantos gemidos, sudor, lujuria y deseo la pregunta del millón “¿Quien te coge cuando yo no lo hago?” Con él aún dentro de mi, tomo su rostro y le digo con mi picardía: “Confórmate con saber que… No lo hace como tu”. Lo bese apasionadamente y un: “Sólo contigo soy tan perra” pasó por mi mente. Puedo describir como siento cada contracción de mi vagina, mi piel erizada y pezones erecto y como mi cuerpo transpira pasión y entrega. Sentir como aquel hombre domina todo mi ser es sumamente placentero. Sus manos en mi cuello controlando hasta mi respiración de verdad que es una alucinación de hombre. 
Otra de sus preguntas en el momento indicado …”¿Y un trío con otro hombre?” Mi risa vuelve a salir. Bueno sale mucha veces en todas las horas juntos,  no se si por los nervios o es mi manera de reafirmar que en ese momento soy la protagonista de sus relatos. Bueno mi respuesta a lo del trío: “Es difícil conseguir otro hombre como tu y que no vaya a sentir tu rivalidad! Jajajaaa imagino aquella escena y se que al primer azote o templada de cabello el otro saldría de la habitación.
Nos deteníamos unos instante, nos abrazábamos, conversábamos, el graba un audio para las chicas mientras nos besábamos! Y la acción continuaba y era el turno del lubricante…. Para resumir él es el único que ha disfrutado mi culo. Para mi el único que sabe como hacerme disfrutar, llena de lubricante sentí como en la primera embestida, sus manos me calman y me dice que me mueva a mi ritmo, luego vuelvo a estar dominada por él, recuerdo que me decía: “Dile, dile a todas que por el culo es rico”.

Yo solo pensaba, ¡Si lo es! y de nuevo todo me temblaba. Escuchar: “Eres mía, Eres mi puta, Eres “Y….”… Creo que era la primera vez que lo escuchaba decir mi nombre! Sentir como me partía en culo era divino. “¿Donde quieres mi leche?” Me preguntó. Le dije: “Sobre mis tetas, quiero que chorree por todo mi cuerpo!” Decir que lo hicimos una y otra vez! No se si soy yo pero estar con ese hombre no puedo ser de un momento. Éramos dos insaciables

La manera como controla todo, su erección yo una y otra vez la tuve en mi boca, chupaba sus gemelas hasta me atreví a jugar con su culito. Al mismo tiempo que vivíamos intensamente cada perversión. Luego de cada orgasmo habían momentos de ternura, de hacernos cariños, la química que existe entre dos cuerpos que se desean! En uno de los tantos momentos caí sobre su cuerpo me temblaba todo, él podría sentirlo.

¡Fue tan rico! Y llegó la hora de azotarme como una niña mala, me puso boca bajo, me dijo que me esposaría y yo me preparaba, sabía que me iba a doler, pero sería dolor muy placentero! Comenzó a nalguearme cada vez más fuerte, acariciaba mis nalgas, no sabía en que momento vendría la próxima, mordiscos, rasguños, yo toda una sumisa! Lo repito me encanta su dominio seguimos hasta que dé mis labios salió un: ¡Coño ya! Su risa perversa me dijo: “Si dices groserías, que rico”. Siguió así hasta dejar mis nalgas muy rojas, sus manos le ardían, bueno, eso fue lo que me dijo en ese momento.
Cuando sentí su leche caliente sobre mi vientre…ufff! Supe que era momento de descansar a mi lado. Me miro y me dijo: “Por eso tenemos que ser 3 para descansar! Uan recuerdo sus palabras: “Me duele hasta el guevo” como me pude reír. A mi me dolía todo tambien, pero me sentía tan perra tan suya. En ese momentos conversamos desnudos, como dos amigos, esperando nuestras bebidas y algo para comer. Nos acurrucamos, hacía algo de frío y estábamos los dos mojados de sudor. Besó mi espalda, Por último me puse mi bata para modelarsela al él….
Me puse de rodilla a su lado me dijo: “Te ves tan sexy mi Doctora” . Nos abrazamos y nuestro encuentro llegó a su fin, nos bañamos y nos arreglamos. Al verme de nuevo vestida y con lentes toda intelectual dijo: “¿Eres la misma que estaba desnuda en la cama?” Y le respondí entre risas: “jajajajaja, si soy la misma sólo que nadie conoce este lado de mi”. Ambos como un par de intelectuales dejamos aquel cuarto de lujuria. Inevitablemente él queda dando vueltas en mi mente por mucho más tiempo que las marcas que dejó en mi piel…

Simplemente el es un manipulador de mentes y sabe como explotar ese potencial, ya comprendo porque le dicen #ElDueño.

3 comentarios en “Por el culo es rico…

Deja un comentario